Herramientas Legales disponibles para prevenir Crisis Familiar ante una Incapacidad

¿Cuántas familias ha visto desplomarse ante un accidente o enfermedad que incapacita a uno de sus miembros? Ocurre con tanta frecuencia que ya pensamos que es “lo normal” ante este tipo de situaciones. La crisis no es “lo normal”. Si se prepara no tiene que haber crisis Puede protegerse a usted y a los suyos, tomando medidas para enfrentar los retos que la vida presenta. Aquí le enseñamos cómo.

/home/hubraxan/public html/wp content/uploads/2015/12/21600258993 152a76787d m

Existen herramientas legales a su alcance que le permiten prepararse adecuadamente. Conózcalas.
¿Qué es un “Poder Duradero”?
Comenzamos con la herramienta legal denominada “Poder Duradero” (Durable Power of Attorney). Creada en el año 2012 (Ley Núm. 25), permite delegar los asuntos importantes de la persona que se incapacita a esa “persona de confianza” mediante un documento legal firmado ante un abogado(a) notario(a). Es el único poder legal que continúa siendo válido aún después de que la persona que lo otorga quede incapacitada.
¿Qué aspectos pueden cubrirse al otorgar un poder duradero? Se puede autorizar que la persona de su confianza pueda retirar dinero de sus cuentas para pagar los gastos cotidianos, que solicite beneficios para la persona incapacitada, y que administre sus pertenencias y asuntos financieros, entre otros. El ejemplo clásico es: imagine que enferma gravemente y que los costos del tratamiento necesario para la recuperación son elevados, pero que el dinero que tiene en el banco no es suficiente. Sin embargo, con el dinero obtenido de alguna propiedad que pueda venderse tendría lo que necesita para pagar el tratamiento médico que salvaría su vida.
Si se preparó y tiene su poder duradero, debe haber designado a una persona para que, de ser necesario, pueda hacerse cargo de vender sus propiedades en su nombre. Entonces, esa persona podría encargarse del trámite sin mayores problemas y obtener el dinero que necesita para tratar su condición médica.
Si, por el contrario, no planificó para esos momentos y no tiene su poder duradero, entonces sus seres queridos no podrán ayudarle sin tener que encauzar un procedimiento judicial para declararle incapacitado. Luego deberán solicitar al tribunal una autorización que les permita disponer de sus propiedades para poder pagar sus gastos médicos.

/home/hubraxan/public html/wp content/uploads/2015/12/2233991615 8b935dd77d m

La opción de tutela voluntaria
La segunda herramienta a su alcance es la “Tutela voluntaria” (Ley Núm. 308 de 2012), que le permite prepararse si fuese necesario incapacitarle ante el tribunal. Nuevamente mediante documento legal ante un notario, con esta herramienta se elige quién será la persona tutora que estará a cargo de su cuidado y de sus bienes, en caso de que sea necesario declararle judicialmente incapaz.
Con este instrumento legal puede evitar que se le imponga como tutor a una persona que no necesariamente es de su confianza, ni comparte sus mismos valores. La tutela voluntaria le permite elegir con anticipación al ser querido de su máxima confianza (familiar, amigo, pareja), Además, evita posibles conflictos familiares si se dialoga con esa persona de su entera confianza con la debida antelación. El diálogo debe incluir, entre otros, los detalles pertinentes sobre sus preferencias y si la persona está dispuesta a asumir la responsabilidad que conlleva ser tutor(a). No permita que una decisión tan delicada y personal recaiga en manos de otras personas o, como ocurre muchas veces, en manos del Estado.
Por último, mantenga presente que cuidar su salud no es solamente alimentarse, hacer ejercicios y dormir bien. Un cuidado completo de su salud implica planificar y estar preparado(a) para afrontar posibles emergencias médicas.
Declaración previa de voluntad
Toda persona tiene el derecho a decidir sobre su salud, Desde el año 2001 (Ley Núm. 160) existe una herramienta que le permite hacer uso de ese derecho, incluso cuando no pueda expresar su voluntad por no poder comunicarse de ningún modo. La “declaración previa de Voluntad sobre tratamiento médico” (“en caso de sufrir una condición de salud terminal o de estado vegetativo persistente”) o “testamento vital”, le permite dejar por escrito qué intervenciones médicas aceptará sobre su cuerpo y bajo qué condiciones.
¿Acepta que le entuben y lo conecten a un ventilador mecánico? ¿Acepta transfusiones de sangre? Estas son sólo dos de las preguntas más comunes. Esta herramienta legal también le permite elegir a la persona de su confianza que sabe que tomaría decisiones sabias de salud en su nombre, si está en una condición de salud que no le permita decidir por sí mismo(a). A esta persona se le llama mandatario.
La referida ley establece lo siguiente: “Tratamiento médico, significa cualquier tipo de tratamiento, procedimiento o intervención médica que se administra a un paciente para sostener, restaurar o implantar las funciones vitales, cuando se administra con el único potencial de prolongar artificialmente el momento de su muerte, cuando según el mejor juicio del médico la muerte es inminente, independientemente de que se utilicen o no esos procedimientos. Estos serán, entre otros, reanimación cardiopulmonar, pruebas diagnósticas, diálisis, medicamentos, ventilador mecánico, cirugía o medios diagnósticos invasivos, transfusiones de sangre y productos derivados”.
Cada documento legal aquí mencionado cubre un área distinta de su vida; cada una de las cuales afecta directamente a los seres queridos que le rodean. Para utilizar cualquiera de estas herramientas legales necesita haber cumplido 21 años de edad y tener plena capacidad mental. Estas opciones están a su alcance.
Oriéntese, planifique y actúe. Los asuntos importantes no se dejan para el último minuto.

Por Yasmín Torres

This website is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program.