Recomendaciones рага el control del Peso Рediátrісо

El sobrepeso y la obesidad son términos mundialmente conocidos. Se escucha hablar de ellos constantemente, especialmente en los medios de comunicación, en donde se ofrecen soluciones casi infinitas. Por tal razón, es bueno saber exactamente a qué nos referimos al hablar del tema. Estos dos términos no tratan simplemente sobre estética. ¿Qué significa?

/home/hubraxan/public html/wp content/uploads/2015/12/8409366544 cbffae9188 m

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso y la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Las estadísticas más recientes indican que la obesidad infantil se ha más que duplicado en niños y cuadriplicado en adolescentes en los últimos 30 años en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (mejor conocidos por CDC, sus siglas en inglés). Para el 2012, más de un tercio de los niños y adolescentes se encontraban en sobrepeso u obesidad.
Al analizar esos datos, es importante identificar cómo este asunto se traduce a nuestras vidas y la de nuestras familias. El sobrepeso puede causar problemas de salud, pero muchas veces no conocemos los detalles. Entre ellos están el aumento en el colesterol y los triglicéridos, el hígado graso, la prediabetes, los problemas en las articulaciones y los huesos, y la apnea del sueño; además de problemas sociales y psicológicos como los estigmas y la pobre autoestima.
A largo plazo, los niños con sobrepeso u obesidad tienen una probabilidad mayor de ser adultos obesos y, por lo tanto, están en mayor riesgo de padecer problemas de salud más serios. Entre ellos: la enfermedad coronaria, la diabetes tipo 2, los derrames cerebrales, los múltiples tipos de cáncer y la osteoartritis.
El aumento en peso ocurre normalmente cuando se consumen más calorías de las que utilizamos a través de la actividad física. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los hábitos dietarios y de actividad física de nuestros niños están influenciados por muchos factores de la Sociedad, tales como la familia, las escuelas, las agencias gubernamentales, los medios de comunicación, y las industrias de alimentos, bebidas y entretenimiento.
Por tal razón, es importante considerar que no es una situación simple que se resuelve en un día; de igual manera que no fue creada en un día. Un niño o adolescente no puede hacer una dieta restrictiva igual a la de un adulto. Esto se debe al hecho de que aún se encuentran en desarrollo.

/home/hubraxan/public html/wp content/uploads/2015/12/16526460557 34010bd3ed m

¿Qué hacer?
En una evaluación nutricional no se reducen calorías para que el niño baje de peso, sino que se ofrecen las calorías necesarias y se recomienda aumentar la actividad física para que pueda evitar el aumento de peso mientras su cuerpo continúa creciendo. Incluso, debemos recordar que aunque el niño sea de estatura promedio, su cuerpo tiene sistemas internos que aún necesitan formarse, como lo son el sistema óseo y el reproductor.
Generalmente se encuentra que estos niños están consumiendo demasiadas calorías o su nivel de actividad física es muy sedentario. Para la población pediátrica, la recomendación de actividad física es de un mínimo de 60 minutos de actividad de intensidad moderada o vigorosa, la mayoría de los días de la semana. Esta actividad debe distribuirse en el tipo aeróbico y de fortalecimiento muscular, al menos tres días de la semana cada uno.
La meta de actividad física debe alcanzarse según la tolerancia de cada individuo. Sin embargo, la primera meta siempre debe ser la reducción del tiempo sedentario. Una alternativa puede ser la reducción del tiempo de televisión hasta no más de 2 horas diarias. La actividad física se puede introducir en espacios de 20 a 30 minutos y aumentarla gradualmente hasta alcanzar 60 minutos diarios.
Se recomiendan actividades que resulten divertidas y que sean del agrado del niño o adolescente, ya que así no se sentirá como una obligación o sacrificio. Entre ellas hay que destacar los deportes, la natación, la danza o simplemente salir a jugar o correr con sus amistades o con sus familiares. De esta manera también podrán crear costumbres de actividad física que les ayudarán a mantenerse saludables a lo largo de sus vidas.
¿Cómo hacerlo?
El control de peso puede dividirse en la etapa de prevención y en etapas de manejo del sobrepeso cuando ya está presente. Debe hacerse una evaluación de cuáles son los aspectos principales de la alimentación actual que contribuyen al aumento en peso. Generalmente se encuentra que debe aumentarse el consumo de frutas y vegetales, reducir el Consumo de bebidas azucaradas e incluir el consumo de desayunos diariamente.
Los cambios que requiere bajar de peso son más eficientes cuando se incluye la participación familiar. Además, deben hacerse gradualmente y no en forma restrictiva o de castigo. También debe incluirse al niño o adolescente en la selección de alimentos y en la toma de decisiones para facilitarlos. Al consultar un(a) dietista, le puede calcular un plan alimentario a base de las recomendaciones de nutrientes individualizadas. El plan alimentario incluye como estrategia el control de porciones y la selección de alimentos más saludables.
Algunas recomendaciones generales son la reducción de alimentos fritos, ya que las grasas son el componente más alto en calorías de todos los grupos alimentarios. Esto no quiere decir que sea necesario eliminar las grasas, ya que sí son necesarias. Sin embargo, debemos controlar las cantidades y seleccionar las más saludables como las nueces y los aceites vegetales. Además, debemos aumentar el consumo de vegetales, ya que son ricos en vitaminas y minerales y son muy bajos en calorías.
Muchos negocios de comidas rápidas ahora ofrecen alternativas de ensaladas. Para evitar el exceso de calorías que provienen de azúcares añadidas, podemos cambiar el refresco por agua cuando salimos a comer. También debemos evitar las bebidas con sabor a frutas y cambiarlas por agua o por bebidas que sean un 100% jugo, en cantidades apropiadas para añadir nutrientes sin el exceso de calorías.
Individualizar es clave
El control de peso es un tema muy amplio y existen muchas alternativas para su manejo. Como cada persona es diferente, la alimentación y el cuidado médico deben individualizarse. Es particularmente importante en lo que respecta a la población pediátrica, que tanto depende de las figuras de autoridad y de la sociedad para su propio bienestar.
El éxito en el control del peso tiende a encontrarse en una alimentación saludable y en la inclusión de actividad física diariamente; recordando tener en cuenta los requerimientos individuales. Para conocer sobre recomendaciones personalizadas para el control de peso en las edades pediátricas o en la adolescencia, puede hacer una cita con la nutricionista o dietista licenciada de su preferencia.

Por Alexandra Rodríguez Quiñónez

This website is a participant in the Amazon Services LLC Associates Program.